Jovic: “Nací en un pequeño pueblo con 105 casas. Tengo sueños muy grandes”

Jovic cuenta detalles de su vida y muestra toda la confianza que tiene en sí mismo y su talento de cara a puerta

Jovic, el día de su presentación en el Bernabéu

Luka Jovic ha querido darse a conocer un poco más a a través de una carta publicada en The Players Tribune. En ella, Jovic cuenta detalles de su vida y muestra toda la confianza que tiene en sí mismo y su talento de cara a puerta: “A veces pienso que simplemente he nacido con ello. Todo el mundo tiene ciertos talentos, y creo que el mío es marcar goles. No sé como terminé jugando de delantero, pero todo lo que puedo recordar es que siempre he estado obsesionado con marcar”, explica.

El delantero no oculta que su ídolo de pequeño era Ronaldo, “el original”, dice Jovic, para añadir que “desde pequeño miraba los goles del Ronaldo original en cintas que tenía de los Mundiales, y después lo imitaba en mi casa”, asegura, para desvelar que también quedó “hipnotizado con Roger Milla en el Mundial de 1990”.

Sobre sus inicios, Jovic habla de la magia que tiene el pueblo donde nació. “Crecí en un lugar llamado Batar. Un lugar muy pequeño. Solo habían 105 casas en todo el puedo, pero para mí era especial. Recuerdo que un hombre de Batar dijo una vez ‘Mi pueblo es más bonito que París’ y así lo veo yo también”, pero también desvela el episodio más duro de su vida: “No he hablado mucho de esto, pero cuando yo tenía 9 o 10 años a mi hermana le diagnosticaron leucemia y eso marcó la vida de nuestras familia. Tuvo que estar entrando y saliendo del hospital durante mucho tiempo y mi madre la acompañó siempre, por lo que se vio obligada a dejar su trabajo. Nos dividimos, mi madre la cuidaba en el hospital y mi padre y mi abuelo me llevaban a Belgrado a entrenar con el Estrella Roja, era muy duro. Cuando mi hermana venció su enfermedad, me dio fuerza para triunfar. Quería ser un ganador como ella”.

Todo el mundo tiene ciertos talentos, y creo que el mío es marcar goles

Jovic explica en la carta que su marcha al Benfica no fue nada fácil. “Tenía todo lo que deseaba en el Estrella Roja, por eso no quería marcharme, pero cuando llegó la oferta del Benfica, mi madre me convenció que tenía que pensar lo mejor para mi”, desvela un Luka Jovicque añade que “la realidad es que no estaba preparado. Con 18 años y a 3.000 kilómetros de distancia no fue nada sencillo. No hablaba el idioma y estaba muy incómodo, lloraba prácticamente todos los días”. Jovic se fue al Eintracht y ahí sí recuperó su confianza. En su primer año ganó la Copa de Alemania y su buen hacer le hizo jugar por primera vez un Mundial. “Lo único que lamento es la semifinal de Europa League contra el Chelsea. Sin duda, fue uno de los momentos de mi carrera que más lágrimas derramé”.

Hace unos años, solo estaba soñando con jugar para el Estrella Roja. Jugar en una semifinal de la Europa League, jugar en un Mundial y llegar al Real Madrid es increíble

Ahora, Jovic llega a Madrid con ganas de demostrar su nivel. “Las cosas me han pasado muy rápido. Hace unos años, solo estaba soñando con jugar para el Estrella Roja. Jugar en una semifinal de la Europa League, jugar en un Mundial y llegar al Real Madrid es increíble. Pero creo que lo más importante para un delantero es la confianza. Nunca he dudado de mi valor. Siento que tengo una cualidad con la que nací, y nunca dudaré”, recalca. “Vengo de un pueblo de Serbia con 105 casas, un lugar del que probablemente nunca antes hayas oído hablar. ¿A dónde va esta historia a continuación? ¿Qué voy a lograr? ¿Cuál es el final? No lo sé, pero tengo sueños muy grandes”, sentencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *