La inteligente revolución de Simeone

Simeone, en el At. Madrid - Celta de la pasada temporada en el estadio Wanda Metropolitano

Pim, pam, pum. Al Atlético se le va la columna vertebral. Adiós a Godín, capitán y líder, puntal defensivo de la última década. Adiós a Rodrigo, el mediocentro que en un año se ha ganado el puesto en el Club, en la selección y la gran Europa futbolística se ha enamorado de él. Adiós a Griezmann, la estrella del equipo, símbolo y goleador. Podría parecer que es un fin de ciclo y que al Atlético le va a costar volver a quedar segundo en la particular Liga de tres. Pero el ciclo es Simeone. A la chita callando y mientras Florentino va de festival de presentaciones, los de Gil Marín, con la discreción por bandera, se van a llevar a un central como Felipe, a un mediocentro como Marcos Llorente y la joven perla goleadora que es Joao Félix. Pim, pam, pum. A rey muerto, rey puesto. Con hambre nueva y con ansia para jugar con el estilo propio y a las órdenes de Simeone: luchar cada partido como si fuera el último de su vida. No hay imprescindibles. No son soldados, pero el míster ha conseguido poner siempre al colectivo por encima de las individualidades. ¿Se imaginan un Atlético que, con dos canteranos del Madrid, como Llorente y Morata, opte a ganar Liga, Copa y Champions?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *